Necesariamente en forma previa se debe haber obtenido la inscripción en los regímenes fiscales correspondientes.

>Compra:

  1. Reserva del inmueble. Es importante que la búsqueda la lleve adelante un corredor inmobiliario inscripto ante el Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires. Una vez seleccionado el inmueble, se firma una reserva contra la entrega de una suma de dinero. Si la reserva es rechazada, se restituye al comprador la suma entregada y queda sin efecto. Si es aceptada, se deja de ofrecer el inmueble al público y se avanza con la venta. Si, en este último caso, el comprador se arrepiente, pierde el dinero entregado. El vendedor deberá informar a la AFIP su intención de vender la propiedad y confirmar la venta una vez concretada la operación. Deberá remitir las correspondientes constancias al Escribano interviniente.
  2. Estudio de antecedentes del título, a cargo de un Escribano Público seleccionado por el comprador.
  3. Firma de Escritura traslativa de dominio ante el Escribano designado, quedando perfeccionada la operación. El título deberá ser inscripto ante el Registro de la Propiedad Inmueble.
  4. Pago del Impuesto de Sellos, a cargo del comprador, equivalente a un 3,6% del monto de la escritura.
  5. Pago del Impuesto a la Transferencia de Inmuebles, el cual corresponde sea abonado por el vendedor y asciende al 1,5% del precio de venta.

>Locación:

  1. Reserva del inmueble. Es importante que la búsqueda la lleve adelante un corredor inmobiliario inscripto ante el Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires. Una vez seleccionado el inmueble, firma una reserva contra la entrega de una suma de dinero. Si la reserva es rechazada, se restituye al inquilino la suma entregada y queda sin efecto. Si es aceptada, se deja de ofrecer el inmueble al público y se avanza con la firma del contrato. Si, en este último supuesto, el inquilino se arrepiente, pierde el dinero entregado.
  2. Se solicita una garantía al inquilino para asegurar el pago del alquiler, la cual puede ser real o bancaria. Si es real, se solicitarán Informes de Dominio al Registro de la Propiedad Inmueble para determinar quién es el verdadero titular del inmueble ofrecido y su situación jurídica.
  3. Firma del contrato de locación. Las locaciones urbanas con destino comercial tienen un plazo mínimo de 2 años. Por lo general se exige un mes de alquiler en garantía. Los pagos deben fijarse en períodos mensuales.
  4. Pago del Impuesto de Sellos. Normalmente se reparte en partes iguales entre el locador y el locatario, y grava al contrato en un 0,5% de su monto.